Día Mundial de la Salud

Día mundial de la salud: cuidando la salud capilar

Cada 7 de abril desde 1948 se celebra el Día mundial de la salud. En 2022 la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere poner el foco en la vinculación entre el bienestar del planeta y el de las personas, con el lema “Nuestro planeta, nuestra salud”. En Insparya, como expertos en salud capilar, nos queremos sumar a esta celebración poniendo en valor el cuidado del cabello, tan unido a la salud mental y física de las personas.

¿Por qué es importante la salud capilar?

No hay duda de que el cabello dice mucho de una persona y de su estado de salud. Un cabello y un cuero cabelludo en buen estado son señal de que nuestro organismo funciona bien y de que nuestros hábitos son los correctos. 

De hecho, los cambios en la calidad del pelo así como varias afecciones de la piel pueden ser síntoma de que padecemos estrés, de que nuestra dieta es pobre o de que nos afecta alguna enfermedad cutánea, o bien alguna descompensación hormonal. Si bien la alopecia androgénica es muy común, sobre todo en hombres, en general los cambios en la salud capilar, sobre todo si son bruscos, son un indicador de que debemos pararnos a ver qué sucede. 

Además, los problemas capilares, en especial la caída del cabello, pueden provocar problemas de salud mental. La pérdida de la autoestima y de la confianza en uno mismo que podemos sentir al ver que perdemos el cabello y con ello un aspecto juvenil y saludable afecta a muchos de los pacientes que tratamos en Insparya.

Por suerte, la tecnología y la medicina capilar han evolucionado rápidamente en los últimos años. Es posible cuidar con pequeños gestos cotidianos nuestra salud capilar, pero también afrontar problemáticas dermatológicas y capilares con eficacia gracias a la guía de médicos especialistas. Si crees que necesitas ayuda con tu salud capilar, ponte en manos de profesionales. Encontrarán qué tratamiento se ajusta más a tu caso y podrás mejorar tu salud capilar y poner fin de forma definitiva a la alopecia con un trasplante capilar.

¿Cómo podemos cuidar de nuestra salud capilar en el día a día?

Hacer ejercicio con regularidad, comer de forma equilibrada y descansar adecuadamente son hábitos clave para un buen estado de salud general, que también se refleja en el estado de nuestro cabello y cuero cabelludo. 

Además, hay muchas cosas que podemos hacer a diario para prevenir la caída y mantener la salud capilar. Incluir en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina A, B y C, así como en hierro, zinc, magnesio, ácido fólico y yodo nos ayudará a no tener ningún déficit en nutrientes esenciales para el cabello. También podemos tomar suplementos con estas vitaminas y minerales para garantizar que ingerimos la cantidad necesaria.

Asimismo, es fundamental evitar el estrés. De hecho, hay algunos tipos de caída, como el efluvio telógeno o la alopecia areata que responden a la ansiedad y el nerviosismo. Mantenerlos a raya es fundamental para nuestra calidad de vida pero también para lucir un buen cabello.

Usar los champús adecuados resulta también clave para nuestra salud capilar. Deben ajustarse a las necesidades de nuestro tipo de cabello y cuero cabelludo. Tener una buena higiene, lavándonos el pelo cuando lo notemos sucio es importante para evitar que la grasa o la caspa se acumulen, algo que podría potenciar la caída.

Si a pesar de los consejos anteriores notas que el cabello se te cae más que de costumbre, o que está débil y sin brillo, ponte en manos de un profesional. El médico especialista te recetará los tratamientos más adecuados, que suelen ser fármacos como Minoxidil, Dutasteride y Finasteride en el caso de la caída. También tratarán afecciones comunes como los hongos, la foliculitis o la dermatitis seborreica

Además, hay tratamientos capilares para nutrir y fortalecer el cabello que se pueden personalizar al máximo. Es el caso de la mesoterapia capilar (MesoHair), una técnica rápida y de fácil aplicación con la que se consigue bioestimular y nutrir el cabello. Asimismo, el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) regenera los tejidos, por lo que conseguimos retrasar el deterioro de las unidades foliculares causado por el envejecimiento. A estos dos tratamientos hay que sumar el láser de baja frecuencia (Low Laser Therapy), que estimula la circulación capilar, con lo que se promueve el crecimiento del cabello. Se pueden  realizar de forma individual o, para conseguir mejores resultados, combinarlos.  
En Insparya llevamos más de 12 años cuidando de la salud capilar de nuestros pacientes de manera integral. Nos dedicamos al diagnóstico, tratamiento e investigación sobre la alopecia. Reserva ya tu consulta dermatológica capilar y vemos cómo podemos ayudarte.