efecto shedding

Efecto shedding ¿Puedo tener si me hago un injerto capilar?

El efecto shedding o shock loss es algo que suele preocupar a las personas que deciden someterse a un trasplante capilar o a un tratamiento médico para luchar contra la alopecia, como es el caso del Minoxidil o el Finasteride. Sin embargo, no debe quitarte el sueño: es una señal muy positiva, puesto que indica que el tratamiento está funcionando. No hay que olvidar que la fase de caída es una etapa más en el proceso de renovación del cabello.

Es decir, el efecto shedding, de “shed” (desprenderse, perder) no es preocupante, puesto que no se trata de una pérdida definitiva. Supone una caída difusa de una cantidad de cabello suficiente como para notarse, aunque en ocasiones es una fase que pasa desapercibida y, en algunos casos, ni siquiera se presenta. Por tanto, que no detectes caída capilar tras un tratamiento tampoco implica que no vaya a ser exitoso.

¿Cuándo puede aparecer el efecto shading tras un trasplante capilar y cuánto dura?

La caída puede producirse entre la tercera y cuarta semana después de la intervención. Pero no te alarmes, a partir del segundo o tercer mes el aspecto general de tu cabello y su cantidad mejorarán notablemente.

La duración del shock loss varía de un paciente a otro, pero suele percibirse a lo largo del siguiente mes después del trasplante y hasta los tres meses posteriores. Pasado este tiempo crecerá el cabello nuevo y fortalecido con total normalidad, por lo que empezaremos a ver resultados visibles del trasplante sobre el sexto mes. En el caso de un efecto shading durante un tratamiento con Minoxidil, la caída puede presentarse durante los cuatro primeros meses de tratamiento, pero en el de Finasteride apenas dura unas semanas.

Además, hay que tener en cuenta que la cantidad de cabello que se pierde mientras dura el efecto shading depende de varios factores: desde la técnica utilizada (FUE en el caso de Insparya), el número de folículos implantados, el grosor del cuero cabelludo, la estructura del cabello, etc.

¿Por qué se produce el efecto shading?

Sucede porque los folículos, antes de comenzar la fase de crecimiento, detienen su actividad y se desprenden del cabello. Con la aplicación de medicamentos para la alopecia como Minoxidil, se logra aportar más oxígeno y nutrientes al folículo, por lo que aumenta la fase alógena o de crecimiento. Así, la mayoría de folículos reinician el ciclo, lo que provoca una caída relevante.

Con esta acción se consigue que desaparezca el cabello debilitado y frágil para ser sustituido por otro más fuerte y grueso. Este proceso es completamente natural en todas las personas, pero es cierto que se puede intensificar cuando nos sometemos a un tratamiento contra la alopecia o a un trasplante capilar.

Sin embargo, el efecto shedding no ocurre en todos los casos y, si no se presenta, no significa que el tratamiento no esté funcionando. Lo importante es que al acabar todo el proceso el cabello trasplantado no se volverá a caer, y su comportamiento será igual al de la zona donante.

No hay que olvidar que una caída de cabello normal oscila entre las 50 y 150 unidades diarias, pero en el caso del shock loss la cifra es mucho mayor. De ahí que también se conozca como efluvio telógeno.

Tratamientos para prevenir el efecto shading tras un trasplante capilar

Aunque la mayoría de los pacientes padecen este tipo de caída tras la intervención, no se presenta en todos. Sea cual sea tu caso, es recomendable seguir unos cuidados para evitar la caída del cabello debilitado y favorecer el crecimiento del renovado.

Para prevenir el efecto sheding tu médico especialista te orientará sobre las distintas opciones, que van desde el uso de medicamentos como Finasteride, a tratamientos como la mesoterapia capilar, el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o el láser de baja frecuencia. Estos tratamientos capilares se pueden combinar para conseguir una eficacia mayor. 

Además, es muy recomendable que acompañes estos cuidados con el uso de los champús que te recomiende tu médico, como el champú dermocalmante de Insparya o el anticaída. En nuestras clínicas capilares recibirás información en todo momento, y podrás consultar tus dudas sobre el efecto shading o cualquier otra cuestión. 

Recuerda que en Insparya hacemos seguimiento durante 18 meses tras el trasplante capilar para garantizar el resultado. Además, nuestro grupo ha realizado ya más de 45 mil intervenciones exitosas, por lo que puedes tener la seguridad de que estarás en buenas manos.