alopecia androgenica mujer

Alopecia androgénica en la mujer joven: ¿cómo es de frecuente?

La alopecia androgénica afecta a más mujeres de lo que pensamos. Tiene además un marcado efecto psicosocial al estar menos aceptada que la masculina, influyendo en la salud mental y en el bienestar de quienes la padecen. Las posibilidades de sufrirla si eres mujer aumentan con la edad, siendo más habitual su aparición entre los 30 y 40 años y tras la menopausia. 

¿Qué es la alopecia androgénica y cuáles son sus causas? 

Es una pérdida paulatina de la densidad capilar que implica la aparición de zonas, sobre todo en la parte superior de la cabeza, que “clarean”. Se nota en la raya del cabello, que comienza a ser cada vez más ancha y menos poblada. En ocasiones en las mujeres no provoca una calvicie total, pero sí un cabello muy fino y de poca calidad. 

Las causas de la alopecia androgénica son genéticas y hormonales, lo que la diferencia del efluvio telógeno —aunque también puede ser hormonal—, que además sucede con mayor rapidez y que también puede afectar a la zona lateral y posterior de la cabeza. 

Así, supone la miniaturización del pelo por una particular sensibilidad a los andrógenos circulantes. También afecta al ciclo del cabello, reduciéndose la cantidad de cabellos en fase de crecimiento y produciéndose un aumento relativo de aquellos folículos en fase de reposo.

No todas las mujeres que sufren alopecia androgénica alcanzarán el grado más avanzado, pero comenzar un tratamiento impedirá que progrese, sobre todo si se diagnostica en fases tempranas.


Tipos de alopecia

La incidencia de la alopecia androgénica femenina

Se calcula que puede afectar al 20-25% de mujeres jóvenes y hasta a un 40% de mujeres tras la menopausia. Al tener un vínculo estrecho con las hormonas puede manifestarse ya desde los primeros ciclos menstruales, acrecentándose por el aumento de andrógenos una vez se alcanza la menopausia.

La alopecia en mujeres puede tener consecuencias psicológicas. Puede provocar problemas de autoestima y malestar, disminuyendo la calidad de vida de las afectadas. Por esta razón es clave detectarla a tiempo y ponerle freno. 

Tratamientos de la alopecia androgénica en la mujer joven

Según el grado de severidad de la alopecia androgénica se abordará una solución u otra. La más habitual es el Minoxidil, un medicamento que se aplica de forma tópica u oral, y que tiene un efecto vasodilatador. Su acción engrosa y mantiene el cabello, y los resultados tardan varios meses en verse. Es recomendable combinarlo con otros tratamientos como el PRP (Plasma Rico en Plaquetas) o la mesoterapia capilar, que nutren el cabello con mucha eficacia y que también se pueden aplicar solos. Asimismo, se pueden emplear antiandrógenos por vía oral, tópica o microinyectados en el cuero cabelludo. 

Hay que tener en cuenta que todas estas medidas fortalecerán y mejorarán la calidad del pelo que ya existe, pero el trasplante capilar es el único tratamiento que supone un aumento relevante de pelo en el área afectada.

En Insparya podemos ayudarte a detener la caída del cabello si padeces alopecia androgénica o de cualquier otro tipo y eres una mujer joven. Invertimos en tecnología e investigación para ofrecerte la solución que mejor se ajusta a ti.