alopecia traumatica

¿Cómo tratar la alopecia traumática?

Las causas de la alopecia son de lo más variadas. Entre ellas se encuentran los traumatismos, que pueden provocar el deterioro de los folículos pilosos y, por tanto, la caída del cabello en las zonas afectadas. Si es tu situación, no te preocupes, la mayoría de los casos tienen solución, y en Insparya te ayudaremos a encontrarla.

¿Qué es la alopecia traumática?

Es aquella que no tiene origen genético ni hormonal: la originan acciones físicas sobre el cabello que consiguen dañar los folículos, algo que impide que el cabello crezca de nuevo. La tracción es el hábito más frecuente, pero la presión continuada sobre el pelo también puede acabar por provocar su caída. Pero, tirar del cabello o presionarlo no solo hace que se desprenda; si se repite la acción de forma habitual, los daños pueden ser irreversibles. 

Identificar correctamente esos comportamientos que perjudican nuestra salud capilar es clave para evitarlos y comenzar cuanto antes un tratamiento para la alopecia traumática. Pero hay que tener en cuenta que, si se retoman esos hábitos tras la recuperación del cabello, el pelo volverá a caerse.

¿Cuáles son las causas de la alopecia traumática?

Este tipo de alopecia, más frecuente en mujeres que en hombres, produce hipersensibilidad, por ejemplo después de llevar el cabello varias horas recogido. Además, se puede notar picor en el cuero cabelludo y hasta un leve dolor de cabeza. Según la causa, estas son las alopecias traumáticas más comunes:

  • La alopecia traumática por tracción supone la caída de cabello en las sienes y también en la parte frontal. La razón es una excesiva tensión que rompe el folículo, generada por peinados como moños, trenzas, rastas o coletas muy tirantes, así como peinados agresivos acompañados por el uso de planchas, decoloraciones, etc. 
  • Por su parte, la alopecia traumática por presión genera daños similares, pero a través de un roce o presión continuos. Cascos, gorras, cintas del pelo o sombreros muy apretados comprometen la oxigenación de los folículos, lo que implica la debilitación del cabello y su posterior caída.
  • En el caso de la alopecia traumática por tricotilomanía, el motivo de la pérdida de pelo es el hábito nervioso y repetitivo de arrancárselo. Esto origina la aparición de calvas localizadas no cicatriciales que, pueden llegar a serlo si el hábito es repetitivo. La buena noticia es que es una situación fácilmente reversible una vez se elimina el hábito.

Tratamientos para la alopecia traumática

Como decíamos antes, en algunos casos es posible recuperar el cabello solo con abandonar los hábitos que desencadenaron su caída. Pero, si el folículo ha sido dañado, será necesario un diagnóstico de un médico especialista, que indicará cuál es el tratamiento más adecuado.

Entre las soluciones más comunes para la alopecia traumática están la aplicación de Minoxidil, que ayudará a fortalecer el cabello. Además, el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) combinado con la mesoterapia capilar nutrirá y estimulará los folículos de las zonas afectadas por la alopecia. 

Si los daños en el cuero cabelludo son irreversibles, lo más adecuado es realizar un trasplante capilar. De esta manera se injertan folículos de zonas no afectadas por la alopecia traumática, sobre todo la parte posterior de la cabeza, en donde se haya perdido cabello. Con esto se consigue que el pelo crezca con normalidad, sin comprometer la densidad de la zona donante.

En la clínica capilar Insparya ponemos a tu disposición un equipo especializado en salud capilar, así como la tecnología más innovadora y eficaz contra la alopecia traumática.