entradas en el pelo

Tengo entradas, ¿debería preocuparme por la alopecia?

La caída de cabello puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, si bien la alopecia androgénica la padecen ellos en mucha mayor medida. Saber si estás sufriendo una caída acelerada del cabello que puede desembocar en alopecia es clave para poner solución cuanto antes y prevenir una pérdida mayor.

¿Alopecia androgénica o simplemente la edad?

Para empezar, queremos dejar claro que todos perdemos cabello todos los días de nuestra vida. Algunas personas conservan la mayor parte hasta que son ancianos, aunque son las menos. La mayoría suelen, con el paso de los años, perder densidad y grosor o bien sufrir una caída total del pelo. Pero todos perdemos entre cincuenta y cien cabellos al día.

Sin embargo, lo importante no es cuánto se cae el pelo, si no en qué medida se regenera. Es natural que con la edad nuestros folículos pierdan vigor y dejen de generar cabello, en mayor o menor medida. 

Entonces, ¿cómo distinguir una alopecia androgénica de la simple acción del tiempo? Las entradas pueden aparecer a los veinte años, pero no suponer un problema estético hasta décadas después. Pero la predisposición genética es clave a la hora de que se conviertan en alopecia o no vayan más allá. 


Tipos de alopecia

6 aspectos que pueden significar que estoy sufriendo alopecia

Es posible que tengas alopecia androgénica si notas algunos de estos síntomas:

  • Encuentras en la almohada más cabello que de costumbre.
  • Detectas una caída profusa al lavarlo o peinarlo.
  • Sufres molestias en el cuero cabelludo.
  • Tienes exceso de grasa o de caspa.
  • Percibes una menor densidad capilar sobre todo en la zona de la frente, sienes o en la coronilla.
  • Al retirarte el cabello de la zona de las entradas con las manos se forma una V.

Puede ser que las entradas que notes sobre todo entre los 20 y 30 años no aumenten pero, si tienes antecedentes familiares de calvicie, vigila su evolución. Cuanto antes comiences un tratamiento para frenar su avance mejores serán los resultados. 

Asimismo, también es posible que los primeros síntomas de pérdida de cabello se localicen en la coronilla y no en la zona frontal. Igualmente, puedes percibir que el crecimiento del cabello encima de la frente se retrasa, causando un efecto fácil de identificar.

Estos casos son los más frecuentes en los hombres pero, como sabemos, las mujeres también pueden sufrir alopecia androgénica, en particular a partir de los 40 años. Se nota menos que la masculina, y se suele localizar en la zona superior de la cabeza. Al detectar las primeras señales te recomendamos que hagas seguimiento durante varios meses. Si confirmas una pérdida de densidad es posible que sufras alopecia, aunque lo mejor es acudir a un especialista que te diagnostique.

¿Cómo combatir los primeros síntomas de la alopecia? 

Si notas pérdida de cabello, no te alarmes, la ciencia está de tu parte. Comenzar a tener entradas no implica que vayas a sufrir una calvicie total en pocos meses. Es más, puedes ponerles freno y solucionarlas, por ejemplo con un trasplante capilar, con el que conseguirás en un proceso muy sencillo e indoloro un efecto muy natural.

Además, hay tratamientos como la mesoterapia capilar y el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) —que pueden combinarse para mayor eficacia— que ayudan a nutrir y revitalizar el cabello que comienza a mostrar signos de envejecimiento, llegando incluso a posponer la caída.